La NASA ha lanzado una misión espacial que pretende bombardear el lado oscuro de la Luna, generando un cráter de unas cinco millas que desprenda la cantidad de polvo lunar suficiente para que los científicos puedan determinar si efectivamente existen evidencias de la presencia de agua.  La misión ha generado una enorme polémica, ya que esto podría considerarse como un acto de provocación ante la existencia posible de seres extraterrestres, y estaría violando directamente los convenios de Ginebra.

lroEstados Unidos lanzó el pasado 18 de Junio, por medio de la NASA, una nueva misión espacial conocida como LRO/LCROSS, que tendrá como fin estudiar los polos lunares en busca de la presencia de partículas de agua congelada, en una zona hasta el momento casi inexplorada y conocida por ser extremadamente fría, ya que nunca recibe la luz del sol directamente.

La misión se compone en primer logar de la sonda LRO, que será el encargado de orbitar la superficie lunar en primera instancia, recabando datos sobre la posible existencia de agua helada sobre la zona oscura de la Luna, y quién a su vez llevará a bordo al módulo LCROSS, que lanzará un misil Centauro de dos toneladas contra la superficie lunar, para posteriormente volar a través de las partículas de polvo desprendidas y recabar toda la información relacionada a los mismos, intentando determinar de esta forma la presencia de agua en la Luna.

El impacto generado luego del bombardeo dejará un cráter de unas cinco millas, y de acuerdo a los expertos será tan espectacular que dejará un rastro lo suficientemente grande como para que pueda ser visto desde cualquier telescopio amateur.

Este hecho ha generado por otra parte un debate global, en el que muchos afirman que un bombardeo a la Luna podría ser considerado como un acto de provocación ante posibles civilizaciones extraterrestres, y que además estaría violando directamente la convención de Ginebra y el Tratado del Espacio Ultraterrestre de las Naciones Unidas (ratificado por los E.E.U.U.) que dice que tanto la Luna como otros cuerpos celestes solo puede ser utilizado con fines pacíficos.

La NASA se justifica, sin embargo, diciendo que el experimento es totalmente pacífico, y que tras la experiencia se podrán trazar nuevos mapas de alunizaje, que en caso de detectar la presencia de agua podrían ser de utilidad en la instalación de futuras colonias espaciales.

La presencia de bases extraterrestres en la Luna es un tema que ha estado en los medios especializados desde que los tripulantes del mítico Apolo 11 confirmaran haber visto naves extraterrestres en su histórica expedición. Algo que también sería confirmado por científicos rusos más adelante.

Nota: Hemos eliminado de este artículo otros puntos de vista para evitar la confusión el algunos de nuestros lectores.

Popularity: 3% [?]

Related posts:

  1. Boeing Producirá Aviónica Para el Cohete Ares I
  2. El Mayor Objeto Transportado por el Aire.
  3. Que hace exactamente un combustible de cohete amigable con el ambiente
  4. ISS tendrá nuevo modulo de logística permanente
  5. La nueva carrera espacial: El primer servicio de mensajería a la Luna