Lockheed Martin ha recibido un apoyo clave de parte de su cliente más importante para el F-35 Joint Strike Fighter, sin embargo una pieza crítica de su programa de pruebas de vuelo permanece estancada.

F-35_JSF

El Secretario de Defensa Robert Gates efectuó una visita a la línea final de ensamblaje del F-35 en Forth Worth, Texas el 31 de agosto. Durante esa visita el afirmó que el JFS será el núcleo de la futura flota táctica de los Estados Unidos. Así mismo declaró que desde su punto de vista el país no puede darse el lujo de prescindir de este avión.

Gates ha promovido fuertemente el F-35 debido a su flexibilidad y relativo bajo costo. De hecho fue parte clave de su estrategia para justificar la decisión de cancelar la producción del caza de quinta generación F-22 Raptor y dejar el número producido en 187 aparatos.

Sin embargo Gates ha manifestado su descontento por los incrementos en el costo del programa del F-35. El programa se ha extendido en costos por un monto que ya ronda los 100 mil millones de dólares desde que se firmó el contrato hace 8 años.

Actualmente la meta del programa de demostrar el primer aterrizaje vertical de la variante F-35B en setiembre o en octubre enfrenta nuevas presiones. Lockheed confirmo que el retorno a los vuelos de su prototipo BF-1 que ha estado en tierra por más de un año, se encuentra retrasado.

Lockheed planea realizar los vuelos del BF-1 en Patuxent River NAS, Maryland a finales de setiembre. Antes de realizar su primer intento de aterrizaje vertical, la aeronave deberá completar una serie de al menos doce vuelos de prueba.

Mientras tanto, el avión de prueba BF-2 ha completado una serie de vuelos para evaluar la capacidad del caza para reabastecimiento aéreo. La aeronave además esta recibiendo sus últimas capas de recubrimiento.

Popularity: 1% [?]

Related posts:

  1. La pelea del F-22 continúa a pesar del voto del senado
  2. Boeing Airborne Laser derriba su primer misil durante una prueba